Áreas Naturales Protegidas...

y Guardaparques

El Centro de Documentación para Trabajadores de las

Áreas Naturales Protegidas

de América Latina y el Caribe

https://www.facebook.com/Guardaparques-y-Areas-Naturales-Protegidas-441492369220965/

Editorial Boletín electrónico No. 234, Setiembre 2021:

Hace un par de días participé de una charla del Guardaparque uruguayo Juca Gambarotta, organizada por GERGU y Aves Uruguay, contó su experiencia hace un par de años cuando acompañó en un patrullaje a unos colegas bolivianos en áreas de la Amazonía como el Beni, contó las tareas, las condiciones laborales y la relación con las comunidades entre otros aspectos. Estas editoriales las hacemos pensando en ellos y en todos los que están en lugares remotos, en condiciones precarias y en contacto directo con pobladores rurales e indígenas a los que, como contó Juca, conocen por su nombre.

La Editorial de este número está anclada en América Latina y El Caribe, con referencias a otras partes del planeta, y con citas bibliográficas en inglés y autores de afuera de la región, es lo que hay, si tienen artículos con autores regionales y en revistas locales de los temas que se abordan aquí, serán muy bien recibidos.

Tema I: La Organización del Personal de las Áreas Naturales Protegidas (ANPs) hacia el futuro.

Introducción

Resumen (acotado): de situación

- La propuesta de la mitad del planeta en áreas naturales protegidas –sin gente-, es impulsada desde el pensamiento hegemónico mundial de la conservación. No hace propuestas para eliminar las causas de pérdida de biodiversidad.

- La “nueva conservación”, incorpora territorios modificados e integra la empresa privada como una solución. Tampoco hace propuestas para eliminar las causas de pérdida de biodiversidad.

- Imponen mecanismos de mercado insertos en el modelo capitalista neoliberal, como el mercado de carbono llamado REDD+, con propaganda de organizaciones de influencia mundial, privadas y de las naciones unidas, vendiendola como LA solución, la prueba que son un fracaso es el informe del mes pasado sobre cambio climático del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

- Imponen un modelo colonial de Conservación (Kashwan y otros, 2021), lo opuesto a los que aplican en los países centrales (conservación inclusiva).

- Organizaciones No Gubernamentales Transnacionales imponen a los Estados independientes un modelo de Área Natural Protegida basada en esa conservación; y también en forma directa administran territorio sustituyendo los Estados.

- Por si fuera poco concentran el flujo mundial de fondos para estos modelos de conservación en desmedro de otras.

- Como las ANPs “ortodoxas” son insuficientes comenzaron a promover “una segunda marca”: se denominan “otras medidas efectivas de conservación basadas en área”, entre ellas están los territorios indígenas...

- Se está volviendo –o nunca se fue- a los orígenes de las ANPs en las colonias (en las Américas, en África, en Asia, en Oceanía), cuando se expulsaba a los pueblos originarios (Colchester, 2003).

- La Academia (docentes e investigadores) mundial, regional, y en los países de la región replica esas recetas: en una encuesta fue mayoritario el apoyo a la conservación en áreas y muy poco en mantener las formas locales de vida (Woodley, 2019), son pocos los valientes que se animan a sacar los pies del plato…

- Los trabajadores de las ANPs son educados en su formación previa en esos modelos/paradigmas, y la posterior capacitación en servicio también va en ese sentido. Los planes de estudio y programas se basan en los modelos hegemónicos colonialistas, transfieren sin reflexión.

- Frente a la caza furtiva y otras situaciones en el territorio surge la Conservación Militarizada, que tiene impacto directo sobre los más humildes (Duffy, 2019). No es suficiente la labor habitual de control y fiscalización regular, ya que las causas externas a las ANPs continúan.

- Se establece que los Guardaparques -que tienen la función histórica de control y fiscalización- serán el brazo armado, las experiencias conocidas en África e India con financiamiento de WWF, WCS y otras organizaciones son alarmantes (por decir poco, ya que son delitos violentos perpetrados por colegas): violación de mujeres, tortura, asesinatos y desplazamiento de pueblos. Lamentablemente la Federación Internacional de Guardaparques en lugar de adoptar una posición crítica, se ha aliado a estas organizaciones en proyectos colonialistas sobre los guardaparques del mundo, y las asociaciones nacionales y federaciones regionales no han demostrado tener capacidad de respuesta ni análisis (cuando no las aplauden fervorosamente…). No puedo dejar de mencionar la increíble hipocresía de las grandes ONGs, por un lado promueven la violación de derechos humanos, por el otro integran la “Iniciativa de conservación de los derechos humanos”… O el impuso que sin mirarse al espejo todas realizan de un Código de Ética, para el guarda que todos los días sale al monte…en condiciones paupérrimas y arriesgando su seguridad, su salud y hasta su vida. Debería darles vergüenza. Shame on you. Para hablar claro y como se dice en el barrio (vecindario), nosotros somos los perejiles que cometeremos delitos y pagaremos por eso, ellos, continuarán en sus oficinas, tomando café de maquina especial, y luego del horario laboral retornando a sus hogares de varias habitaciones cada una con aire acondicionado, por supuesto siempre preocupados por la salud del planeta.

- Y finalmente pero no lo último: la concentración de riqueza que además de las injusticias que todos conocemos o vivimos, impide una eficiente administración de las ANPs. Mientras el capitalismo sigue avanzando y reinventándose y ahora nos lleva a un tecnofeudalismo.

Los seres humanos destruimos el planeta que nos alberga, y según el último informe sobre cambio climático no hay vuelta atrás -mencionando una sola consecuencia de una lista interminable-, no tengo dudas que los indígenas aislados habitando su territorio no participaron de las causas, tampoco hay dudas que dentro de las ANPs se están perdiendo especies mientras lees este boletín. Crear más en las mismas condiciones es una… falta de sentido común.

Es necesario abordar urgentemente la crisis de pérdida de biodiversidad y diversidad cultural, sin embargo las propuestas de esa “Ciencia” hegemónica han fracasado, y ahora nos dicen que hay que aplicar más de lo mismo para concretar el 30x30 o 50x …, no importa que sea necesario el desplazamiento de mil millones de seres humanos, detrás está un paradigma de conservación racista, del que afortunadamente alguna importante Organización No Gubernamental está intentando salir, como el Sierra Club en E.U.A. (y lo hace pidiendo disculpas), organización que fuera cofundada por el impulsor de los parques nacionales “modernos”, John Muir.

Geográficamente más del 75% de las zonas definidas como prioritarias están sobre el ecuador, incluyen regiones muy pobladas de Sudamérica, África y Asia (Yang y otros, 2020), ¿quién le pone el cascabel a ese gato?

Realmente será muy difícil de concretar, no hay posibilidad real que el 30% o el 50% del planeta estén bajo ANPs sin gente, hay dudas en el propio territorio estadounidense, menos posibilidades tienen los países en los que la tierra (ya que no el territorio) está privatizada, como Uruguay –dicho sea de paso un caso de estudio de cómo hacer conservación en esas circunstancias-.

¿Se viene un desplazamiento masivo? ¿Una guerra contra los propios ciudadanos?. Si ocurre ya sabemos contra quien será, no contra esos que quieren irse al vivir al espacio, sin tener en cuenta que sin el apoyo de los que nos quedemos acá, tienen los minutos contados en esas latas de sardinas con ventanas.

Hay otro camino, necesitamos ANPs más diversas / más complejas / basadas en Cosmovisiones locales y regionales (sostenidas en países plurinacionales) / con trabajadores idóneos en sistemas de organización también complejos y abiertos, que permitan movilidad horizontal y vertical. Todo en otro modelo económico mundial, condición indispensable.

Para demostrar que lejos estamos de un pensamiento cerrado, comparto estas palabras: “…las instituciones estáticas y con estructuras rígidas son las más vulnerables frente a los nuevos patrones de cambio establecidos por el Cambio Global. Es el caso de las áreas protegidas, cuya rigidez se refleja en muchos planes de gestión fundamentados en análisis sectoriales, reduccionistas y de rechazo al cambio. Parece evidente que el concepto de área protegida tal y como se creó en siglo XIX y se ha desarrollado en el siglo XX debería repensarse en el siglo XXI para adaptarse a los nuevos desafíos planteados por el Cambio Global.”, las pueden encontrar en un manual español editado por EUROPARC, 2018.

No nos distraemos ni olvidamos lo que afecta a los trabajadores en temas laborales y su vida cotidiana, los bajos salarios, la recarga de trabajo por equipos insuficientes, la falta de equipamiento, los derechos laborales, las políticas neoliberales y su impacto en las ANPs, las políticas ignorantes y su impacto en las ANPs, en las editoriales decidimos comenzar a proponer temas que deberían estar debatiéndose en el seno de las asociaciones de guardaparques y las federaciones en la región, es el futuro compañeres, no sólo de nuestro trabajo.

Se necesitan líderes que convoquen a estos debates, sean capaces de compartir la información y favorecer diálogos y discusiones, dejar de ser el vaso comunicante por el que se recibe “la bajada de línea”, si los convocan `sólo para el saludo uno (militar), cuerpo a tierra y una organización con características paramilitares, pidan más, es pensamiento corto como patada de chancho.

La organización de los trabajadores de las ANPs

La organización de los trabajadores del sistema latinoamericano y caribeño de ANPs es fundamental para ese modelo regional. Para esta editorial vamos a hacer el recorte en los Guardaparques como trabajadores estatales a nivel nacional (los servidores públicos), que por otra parte es replicado en otras organizaciones estatales (Provincias-Estados, Municipios, Universidades) y privadas, hasta las de Comunidades Indígenas. Luego lo hacemos extensivo al resto de los agentes de conservación.

El personal es parcelado en sectores, a grandes rasgos: administrativos, técnicos y profesionales y guardaparques + brigadistas de incendios, que tienen diferentes –además de las lógicas tareas- requisitos de ingreso, carrera, formas de avanzar en esa carrera individual, horarios y régimen de descansos, entre muchas otras. En Argentina se quiere sumar un sector “Científico”. Hay países en los que se utiliza la denominación genérica de Guardaparque para todos, incluyendo los Directores / Administradores de las unidades de conservación.

Esos compartimentos a veces funcionan como compartimentos independientes, sumado a las características de la estructura de la organización que pueden sumar mayor incomunicación entre sus partes, afectan la efectividad de la gestión.

Está ocurriendo con la novedad de los últimos años, las Áreas Marinas Protegidas (no costeras), hay países que no se sabe muy bien dónde ponerlas, quien las maneja, quien tiene el control y fiscalización, y si calculamos por superficie, al sumarse cientos de miles de hectáreas han reducido el presupuesto sustancialmente.

De todos esos sectores, los guardaparques somos los más heterogéneos, confluimos en un trabajo (convengamos que además de la vocación individual, es un puesto laboral con el que hay que mantenerse, mantener la familia), y cumplimos diferentes roles en contextos diversos, muy variados que en algunos casos por sus características particulares deviene una especialización, particularmente en habilidades y destrezas: combate de incendios forestales y de campos, rescate en alta montaña, o control y fiscalización, relación con las comunidades.

Los conflictos puntuales que enfrentan los guardaparques –con riesgos para su vida- continuarán, se dan en espacios conocidos (sin embargo aún no conozco mapas de conflictos y estrategias para abordarlos más que los “planes de protección” que terminan en los límites de las unidades de conservación), como la caza “ilegal”, que debe ser definida y contextualizada: que va desde la caza para subsistencia hasta la “deportiva” de piezas buscadas por cazadores “deportivos”, desde la realizadas con métodos de pueblos indígenas hasta los que llegan desde ámbitos urbanos con trampas y armas sofisticadas.

Hay otras situaciones que ocurren en las ANPs y que enfrentan los Guardas, pero cuya resolución no está en sus manos: tráfico de flora, fauna y bienes culturales que alimenta el comercio ilegal nacional e internacional, minería ilegal, desmonte y cultivos para la producción de drogas, por citar unas pocas y sobre las que poco pueden hacer los agentes de conservación.

Es decir, puede ser que un grupo especializado de los Guardas para abordar lo mencionado sea necesario, pero la mayor cantidad de guardaparques realiza otras tareas, y necesita otro perfil, adecuado a las situaciones y soluciones de otro tipo que el policial.

No es novedad que no se puede tratar de la misma forma la caza para subsistencia tradicional de pueblos indígenas que habitan la naturaleza de la caza furtiva, sin embargo aún hay gestiones y colegas que no logran diferenciarlo, peor aún, ignoran los derechos pretéritos de esos pueblos.

Es común que se busque la profesionalización y el bienestar de los Guardaparques mediante la organización en Cuerpos específicos, separándolos del resto de los trabajadores de los sistemas de áreas protegidas que quedan comprendidos en regímenes generales de los empleados del estado, sea en la planta permanente, sea en una infinidad de sistemas de contrato, con muy pocos o ningún beneficio social, por años y décadas, como en Bolivia, y a veces con un altísimo porcentaje del personal como es el caso de Perú.

Por esos motivos en la mayoría de los casos es un avance para las personas involucradas, con excepción del personal administrativo y de mantenimiento los Guardaparques suelen ser los peor pagos, trabajan en días y horarios laborales diferentes, en lugares aislados y atendiendo no sólo los aspectos del trabajo, sino también los de su atención personal, en formal grupal compartiendo los espacios laborales y de uso común, con una creciente integración de hombres y mujeres en esos mismos espacios.

Hay que rescatar que a veces no hay diferencias en las tareas con las de otros colectivos del personal de las ANPs: atención a los visitantes, apoyo a la investigación, relaciones con la comunidad, incluso en las condiciones, como estar en un lugar aislado en el territorio.

Hay una tarea que nos distingue: Control y Fiscalización, en casi todos los países con funciones de Policía Administrativo haciendo cumplir la normativa del organismo administrador, en muy pocos casos como Fuerza de Seguridad con otras competencias, digamos que más delicadas, al estilo de un sector de los Guardaparques estadounidenses, país en el que al menos los PPNN Yellowstone y Yosemite tienen calabozos de detención dentro de las áreas protegidas (com. pers. R. Smith), un hecho reciente indica la tipificación como delito (no tengo conocimiento que esto ocurra en otro país de las Américas) acciones de los visitantes contrarios a la normativa: "Una mujer que caminó cerca de una zona termal en el Parque Nacional de Yellowstone fue sentenciada a 7 días en la cárcel, y una multa de más de 2 mil dólares".

Una salvedad, no siempre es una tarea exclusiva de personal en relación de dependencia de una organización de administra áreas naturales protegidas, sino vean como hace patrullajes la Guardia Indígena Cofán en Ecuador (que no tienen una organización de palo que los contenga), sólo con el respaldo de su lanza negra de dos metros de largo, apenas un símbolo de su historia. Ecuador es formalmente un país plurinacional (en tránsito digo yo), éste es un ejemplo de lo que puede ocurrir con territorios indígenas bajo el cuidado de quienes vivieron siempre allí. También en Brasil, los Tuyo y Kaxuyana (diezmados por el COVID-19, del que zafó el compañero Joao Evangelista, com. pers. M. Segalerba) ¿que pueden hacer en 4,2 millones de hectáreas amazónicas, si el desmatamento es una política de gobierno en ese país?

El origen de les colegas nos da una interesantísima diversidad y diferencia en los diferentes países de América Latina y El Caribe (LAC) e incluso hacia adentro en las jurisdicciones interiores, sean políticas (Estados, Provincias) o territoriales (Pueblos Indígenas): miembros de la comunidad rural (indígenas y criollos), cazadores ilegales reconvertidos, profesionales y técnicos de diversas áreas del conocimiento, Guardaparques titulados como tales, baqueanos diversos (por gusto a vivir en el campo-naturaleza, simple salida laboral, habitantes rurales, otros), extranjeros que llegaron a instalarse y les gusta la vida que significa ser Guardaparques, e infinidad de casos.

En la región hay países que tienen modelos de organización de Guardaparques que se consideran adelantados, y van siendo copiados, sin embargo consideramos que en realidad están “pasados de moda”, congelados en el tiempo, es de aplicación lo expresado por EUROPARC (2018) para las ANPs, que expusimos unos párrafos atrás.

Se necesita para cualquier escenario futuro, sea la propuesta del aparato hegemónico o la nuestra, un equipo de trabajadores flexible, dinámico y multidisciplinario, todos los trabajadores de los sistemas de Áreas Protegidas funcionando como Guardaparques – Agentes de Conservación, romper los compartimentos estancos.

Ya ocurre de hecho en algunos países, lo hemos mencionado en editoriales anteriores, algo que incluso se refleja en los Sindicatos que los representa ante la patronal (el Estado). Hay un solo caso en toda América Latina y El Caribe de un Sindicato (aún sin existencia legal) específico para los Guardaparques ortodoxos, el resto reúnen a todos los trabajadores de las ANPs.

La malla de organización es simple, las columnas con la tarea fundamental que define su rol, y en las filas el lugar que va ocupando en su carrera como trabajador, que ocupará la celda que le interese si cumple con los requisitos que la definen. Cuidado, no inventamos la rueda, incluso ampliamos a todo el personal experiencias de organización especializada de Guardaparques como el los colegas estadounidenses con sus G. Policía y los G. Intérpretes.

La implementación puede estar relacionada al estadio en que está cada país y a las características de reclutamiento de los Guardaparques.

Algunos países han legislado requisitos específicos como la pertenencia a las comunidades relacionadas territorialmente a las áreas protegidas y un título primario o secundario, en otros, que comenzaron de la misma manera, en la actualidad convocan a concurso de ingreso con requisitos de conocimiento, habilidades y destrezas y un título terciario y últimamente universitario.

En el último caso una obvia consecuencia: una mayor cantidad de integrantes del medio urbano y menor del medio rural, en algún caso ya es del cien por ciento. Las causas y consecuencias las abordamos en un artículo específico.

Obviamente esto tiene implicancias más allá de las instituciones que administran / gestionan áreas naturales protegidas. Por ejemplo, es necesario adecuar las carreras específicas que dan títulos de Guardaparque y similares, que además son los aceptados por esas instituciones para cubrir los puestos laborales.

En la región la oferta académica previa y en servicio ha crecido exponencialmente, en Argentina se han creado al menos doce carreras que ofrecen la titulación de "Guardaparque" (ver en esta misma edición un nuevo caso), con el resultado de unos 800 egresados buscando trabajo…

Esa forma de organización del personal de las instituciones que administran ANPs es el único posible, en muchos sentidos, para el personal y su desempeño en el terreno como parte de equipos de trabajo, con iguales derechos laborales establecidos para cada puesto de trabajo, con horizontalidad laboral, a igual tarea igual salario, e institucionalmente la efectividad de las áreas naturales protegidas se incrementará, tanto para las que dependen de las instituciones principales (hoy) que son parte del Estado nacional, provincial, municipal, como de las otras sobre las que se deben establecer mecanismos de cooperación.

Daniel Paz Barreto

Colchester, M. (2003). Naturaleza Cercada. Pueblos Indígenas, áreas protegidas y conservación de la biodiversidad. WRM/FPP. Montevideo. 155 pp

EUROPARC España. (2018). Las áreas protegidas en el contexto del cambio global: incorporación de la adaptación al cambio climático en la planificación y gestión. Segunda edición, revisada y ampliada Ed. Fundación Interuniversitaria Fernando González Bernáldez para los espacios naturales. Madrid. 168 págs.

Duffy, R., F. Masse, E. Smidt, y otros, (2019) Why We Must Question the Militarisation of Conservation. Biological Conservation. 232. 66-73.

Kashwan P., R. V. Duffy, F. Massé, A. P. Asiyanbi, E. Marijnen (2021) From Racialized Neocolonial Global Conservation to an Inclusive and Regenerative Conservation, Environment: Science and Policy for Sustainable Development, 63:4, 4-19.

Woodley S., N. Bhola, C. Maney, H. Locke, (2019) Area-Based Conservation Beyond 2020: A Global Survey of Conservation Scientists, Parks 25: 19–30.

Yang, R. Y. Cao, S. Hou, Q. Peng, y otros, (2020) “Cost-Effective Priorities for the Expansion of Global Terrestrial Protected Areas: Setting Post-2020 Global and National Targets” Science Advances 6:eabc3436, 2.

Tema II: Áreas Naturales Protegidas, Trabajadores, Uso Público Turístico Recreativo y COVID-19

Casi todas las ANPs de la región ya están abiertas a visitantes con medidas de seguridad, el personal de Guardaparques - Guardarrecursos esta a cargo del cumplimiento de los protocolos, como en Honduras, Perú,

No recibimos mas info de más fallecidos por COVID-19, sí de contagiados, esperamos que siga así.

Daniel Paz Barreto, Editor. info@guardaparques.org Página Web